Estrategias para gestionar las emociones

pexels-andrea-piacquadio-3812743

– ESTRATEGIAS PARA GESTIONAR LAS EMOCIONES-

 

Las emociones son un motor de energía que nos motiva a realizar acciones y condiciona el desempeño personal. Cada una de ellas une el inconsciente (parte interna de nuestro ser) con el consciente, con lo racional.

Por ejemplo una persona que está enamorada, hará lo que ese otro le pida, si sientes miedo, tomarás distancia de esa situación, si se ha sentido placer o alegría, repetiremos aquello que nos produce satisfacción.

Todas las emociones son energía, que buscan constantemente ser liberadas o descargables.

Las emociones pueden ser displacenteras o placenteras. Si estás cursando emociones displacenteras es muy probable que biológicamente puedas llevar a cabo algunas acciones incorrectas como por ejemplo no dormir bien, no poder concentrarte en los estudios, no  tener los reflejos adecuados para  conducir un auto , te ves indefensos ante ataques al sistema inmune, la digestión, sexo etc.

Si te sientes ganador, las cosas fluyen, los proyectos pasan de idea a ejecutarse, estás atento, creativo. Biológicamente hay un equilibrio entre el sistema simpático y el parasimpático.

Las emociones siempre están presentes y debemos aprender a manejarlas de una manera efectiva. Pueden ser adaptativas o no. Las adaptativas responden a un estímulo real (miedo a un camión que se nos viene encima por ejemplo y no adaptativas son el resultado de sentirnos amenazados por pensamientos negativos, catastróficos de nuestra mente.

Como dijimos más arriba, las emociones podemos regularlas e intervenir pero siempre debemos tener en cuenta que debemos estar dispuestos a actuar. No basta que se lea sobre el tema y que en el pensamiento se idealice lo que se debe hacer.  Hay que estar predispuesto a actuar.

Ejercicio: Recuerda alguna situación que te haya molestado y describirla en una hoja. Luego contesta lo siguiente:

1.- ¿que tiene de peligrosa esta situación?

2.- ¿Es injusta?

3.- Que pierdo en esta situación

4.- ¿Qué ganas en esta situación?

Este es el primer paso para identificar la emoción que queremos cambiar.

Este ejercicio debes realizarlo siempre que te sientas atacado por pensamientos negativos y positivos también. Te va a posibilitar pensar una solución a lo que molesta y a entender tu estado positivo. 

Siempre hay que hacer consciente las emociones que se sienten. Al hacerlo, si son negativas, pierden energía y posibilita que las racionalicemos para resolverlas.

Las emociones no son nosotros mismos. Son huéspedes de nuestro ser. Así expuestas las podemos gestionar para que nos acompañe en nuestro camino por la vida.

Junto a una emoción hay un pensamiento, es decir una manera de interpretar lo que sucede

Ejercicio: ¿Cómo te sientes en este momento?

Por ej. Si sientes rabia (emoción), puede haber un pensamiento negativo o limitado hacia otra persona.

Puedo pensar la situación de manera diferente? Aquí nos cuestionamos los pensamientos: ¿Por qué pienso de esta manera sobre esta persona? ¿Qué evidencias tengo para hacerlo?

Tengo otras evidencias de él?

Directamente las emociones no se pueden cambiar pero podemos cambiar los pensamientos a través de expresarlos abiertamente. No voy a cansarme de repetir que siempre debes escribir los ejercicios y resolverlos allí también para que queden grabados en tu mente. Recuerda que tienes una gran memoria visual por encima de otros tipos de memoria.

Ejercicios: Pensar en una situación real o irreal.

¿Qué significa para vos esta situación? 

¿Qué piensas que te puede pasar?

Si eso ocurriera, ¿Qué harías?

Ponerle un nombre a lo que sentís.

Estoy convencida que estas reflexiones pueden ayudarte a expresar tus pensamientos y emociones.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.